ENVÍO GRATIS A PARTIR DE $600 MXN DE COMPRA + DEVOLUCIONES GRATIS

El achiote como planta medicinal: usos y beneficios

El achiote es un condimento que puede darle a tus platillos favoritos ese sabor especial y distintivo que tanto le gusta a muchas personas. Sin embargo, más allá de su belleza superficial, el achiote resguarda secretos medicinales que han intrigado a comunidades a lo largo de Latinoamérica.

Bajo el nombre científico de Bixa Orellana, el majestuoso árbol de donde proviene el distintivo condimento, que se alza de 4 a 5 metros, despliega espléndidas flores que encantan a quienes tienen el privilegio de contemplarlas. En este artículo, repasamos los principales beneficios medicinales que tiene el achiote en su consumo. Además, algunos usos creativos y fáciles de implementar en tu rutina diaria.

El achiote, un tesoro natural para la salud

El achiote (Bixa Orellana), conocido también como onoto, axiote o urucú, va más allá de ser simplemente una fuente de color vibrante en la cocina y la cosmética. Este árbol, originario de América, alberga propiedades medicinales que lo elevan a una categoría de planta gracias a sus beneficios terapéuticos. Explora con nosotros las virtudes medicinales del achiote y sus diversos tipos de uso que lo convierten en un verdadero tesoro para la salud.

El rol del achiote y sus beneficios en la medicina ancestral

Desde tiempos inmemoriales, las comunidades indígenas han confiado en el achiote como una joya medicinal. Más allá de ser un condimento en sus platos, estas culturas han empleado el achiote para tratar una amplia gama de dolencias. Desde problemas gastrointestinales hasta enfermedades cutáneas, las semillas del achiote, ricas en propiedades curativas, han sido esenciales en sus prácticas medicinales tradicionales. 

Las infusiones y ungüentos elaborados con estas semillas han sido la respuesta a malestares comunes. Este lazo ancestral con el bienestar se puede ver reflejado aún hoy, fusionando la sabiduría ancestral con la ciencia moderna. La continua exploración científica refuerza su potencial, promoviendo su uso en la medicina contemporánea. A continuación, te presentamos un poco más de sus propiedades.

El achiote como fuente de Antioxidantes y Antiinflamatorios 

El achiote, cargado con una abundancia de antioxidantes, se posiciona como un defensor natural contra el estrés oxidativo. Estudios científicos han demostrado que los compuestos antioxidantes presentes en el achiote, como los carotenoides y tocoferoles, desempeñan un papel crucial en la protección de las células contra los daños causados por los radicales libres. Esta capacidad antioxidante puede contribuir a la prevención de diversas enfermedades crónicas y al envejecimiento prematuro.

Además, el achiote exhibe propiedades antiinflamatorias, lo que lo convierte en un aliado potencial en la gestión de condiciones inflamatorias. Desde trastornos articulares hasta problemas dermatológicos, la inclusión del achiote en la dieta o su aplicación tópica puede ofrecer alivio gracias a sus compuestos antiinflamatorios naturales.

Algunas de las enfermedades que el achiote puede tratar son:

Enfermedades cardiovasculares. Gracias a su capacidad antioxidante, puede desempeñar un papel beneficioso en la reducción del colesterol perjudicial, ayudando a prevenir condiciones como la aterosclerosis y el infarto de miocardio.

Enfermedades óseas; Al ser rico en calcio, magnesio y fósforo, es un buen aporte para aumentar la densidad y resistencia de los huesos. Por si fuera poco, es un aliado en la prevención de la osteoporosis y la osteopenia.

Usos del achiote y sus beneficios en la rutina diaria

Además de ser un condimento que añade color a los platos, el achiote aporta su riqueza nutricional. Puedes incorporarlo a tus comidas en forma de aceite de achiote para realzar el sabor y aprovechar sus propiedades antioxidantes. También es posible agregar las semillas de achiote a marinadas y guisos para obtener beneficios saludables junto con un toque culinario distintivo.

Por otro lado, las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes del achiote lo convierten en un ingrediente valioso en productos para el cuidado de la piel. Puedes crear una mascarilla facial mezclando semillas de achiote trituradas con miel o yogurt para obtener una experiencia rejuvenecedora y revitalizante.

Además, preparar una infusión de achiote es una manera simple y efectiva de disfrutar de sus beneficios. Las semillas o las hojas secas pueden infusionar en agua caliente para crear una bebida saludable que no solo deleita el paladar, sino que también nutre el cuerpo.

El achiote va más allá de ser un colorante culinario; es un tesoro medicinal arraigado en la naturaleza con múltiples beneficios. Su rica historia en la medicina tradicional se fusiona armoniosamente con la investigación científica moderna, ofreciendo una gama de beneficios para la salud. Ya sea en la cocina, en productos de belleza o como parte de la medicina tradicional, el achiote se revela como un compañero versátil en el viaje hacia el bienestar.