El chile ha sido -y sigue siendo- un condimento fundamental dentro de la cocina mexicana, por eso traemos las crónicas del habanero: el chile más picante de México, para que amantes del picante como tú, puedan conocer un poco más sobre este peculiar ingrediente. 

¿Alguna vez te has preguntado de dónde viene el chile habanero? Si bien, pareciera ser una respuesta sencilla, pero nosotros te describiremos su situación de origen. Científicamente, se han situado zonas de América Latina como su origen, que van desde el sur de Brasil hasta el norte de Argentina, pasando por el este de Bolivia y el oeste de Paraguay. 

Sin embargo, desde el 2010, las entidades que conforman la península de Yucatán poseen la Denominación de Origen del chile habanero. Y, a pesar de que el 50% de su producción sale de Yucatán, estados como Baja California Sur, San Luis Potosí, Sonora y Tabasco, también lo cultivan. 

Ahora, si decidimos ampliar el mapa y hablar de forma internacional, el 90% del chile habanero consumido mundialmente, es mexicano. Se exporta de modo que el 80% de su comercialización es como fruto fresco y el otro 20% es para la elaboración de salsas, pastas y deshidratados.

Cultivando un chile ancestral

En Mesoamérica, el chile habanero se lleva cultivando desde hace más de 9 mil años y a lo largo de todo ese tiempo, los agricultores se han dado cuenta que lo más importante son las condiciones agroclimáticas, pues los factores climáticos limitan su adaptación, desarrollo y producción. 

Entre la precipitación de la zona y la temperatura, la primera es la más determinante, ya que durante su crecimiento requiere una cantidad relativamente alta de agua, entre 550 a 700 ml por ciclo, sobre todo durante las etapas de floración, fructificación y llenado de fruto. 

Un dato clarificador ante la gran producción realizada en la península del chile habanero, lo encontramos en la humedad necesaria para su desarrollo, puesto que necesita que haya un porcentaje de entre 65 y 90%. Mientras que necesita una temperatura promedio de 26 y 33 grados centígrados. 

Es por estas condiciones tan específicas que la península de Yucatán es la zona perfecta para el desarrollo de esta fruta. Y si, leíste bien, pues el chile habanero, al ser fruto de una planta herbácea (o sea, una hierba), se le cataloga como fruta.

¿Existe más de un tipo de chile habanero?

No sólo existe más de un tipo de chile habanero, sino que hay más de 200 tipos de variantes, cada uno diferenciado por su color, forma y picor. 

En Yucatán se produce el chile habanero amarillo-naranja y rojo, que es la variante más popular y característica de la gastronomía yucateca. Mientras que, en California, se produce el pimiento rojo Savina, una variedad de habanero color rojo intenso. En Carolina del Sur, se produce el Carolina Reaper, la variedad de habanero designada como la más picante del mundo.

Pero, por otro lado, nos encontramos con variedades dulces, producidas en Jamaica y Panamá, donde se cultivan los Pimientos rojos del Caribe, que son mucho menos picantes y ligeramente dulces

Escala Scoville

Ahora, ¿cómo medir objetivamente cuánto pica tal o cual chile? pues, aunque no lo crean, si existe una forma científica; por medio de la Escala Scoville (SHU), una unidad que mide la pungencia en los pimientos. 

Los chiles tienen la capacidad de generar una sensación de picor o calor que se le denomina pungencia, consecuencia de la presencia de la capsaicina, sustancia utilizada en los gases pimienta de seguridad por su capacidad de ocasionar ceguera temporal en contacto directo con los ojos, y es por esta que es posible medir científicamente el picor. 

Entonces, ¿qué tanto pica el chile habanero en realidad? Esto depende en cierta medida del tipo de habanero que es, pero hablando en términos generales, cuando el chile se encuentra en un estado verde, su concentración de Capsaicina equivale a 104,650 SHU, mientras que, cuando se encuentra de un color naranja o rojo, su medición es de 300,000 SHU.  

Pero, por ejemplo, el ají dulce, una variante común en Cuba y Puerto Rico, alcanza apenas los 500 SHU, mientras que el Carolina Reaper llega al 1,500,000 SHU. 

El habanero en la cocina

Como se mencionó anteriormente, la exportación de este producto suele ser para la producción de salsas, pastas o deshidratados, pero no es ningún secreto que, en la cocina yucateca, el chile habanero forma parte de gran cantidad de platillos, sean o no un ingrediente de la receta original

Puedes encontrar su participación en platillos típicos como la cochinita pibil, el pan de cazón, en el tzanchac (un guiso caldoso de ibes); e incluso, en otros platillos como el aguachile de camarón, la ensalada de naranja con habanero, entre otros. 

Después de todo, a casi cualquier platillo se le puede agregar un toque de chile habanero, pues es un ingrediente único para darle un toque especial a tu comida, sobre todo para aquellos amantes del picante. 

Si también eres de los que no pueden comer sin un toque de picante en su comida, ¡visita nuestro blog para encontrar las diferentes salsas de habanero que tenemos para ti, así como nuestro perfil de Youtube, para ver las diferentes videorecetas que te ofrecemos! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.